La historia de amor que verán a continuación es la mas emotiva que tuvimos el placer de contar con nuestras cámaras.

Tenemos que reconocer, que nos costo mucho no llorar ( bueno Si, lloramos pero solo un poco ) porque el amor se podía respirar.

El amor se podia sentir en cada lugar que hemos recorrido junto a ellos. La boda fue como un guiño a las emociones y la felicidad.

Después de una maravillosa ceremonia que tuvo de todo nos dirigimos al complejo El Olivar el lugar idóneo para una boda.

Su familia y amigos ya estaban allí y su camino como marido y mujer acababa de empezar de la mejor forma.

Disfrutaron ellos, los invitados y nosotros 🙂 claro.

¡Felicidades Pareja!